Jueves, 5 de julio de 2018

El caos se apoderó de la feria de empleo de Sambil

En torno a veinte mil personas acudieron a la llamada de la feria de empleo del nuevo centro comercial Sambil Outlet, superficie que se inaugurará el próximo 24 de marzo sobre las cenizas del quebrado Avenida M-40. La masiva afluencia de demandantes de empleo colapsó el barrio de La Fortuna y sus alrededores. Acudieron más personas que habitantes tiene el barrio. 

La M-40 se convirtió en un embudo para acceder al nuevo centro. Las calles de la popular barriada se convirtieron en una ratonera. El atasco fue histórico en el acceso desde Leganés por la avenida de América Latina. Hasta el partido Leganemos va a pedir al Gobierno municipal explicaciones en el Pleno sobre los dispositivos puestos en marcha por el ayuntamiento ante la avalancha de personas que acudieron a la feria.

El gran caos se produjo para acceder al interior del edificio donde se celebraba la feria. Una impresionante cola que daba más de dos vueltas al edificio ocasionó más de un incidente durante la jornada. Agentes de Policía Nacional y Local tuvieron que poner orden ante la marabunta de personas que buscaban un trabajo.

La oferta de empleo corrió como la pólvora por las redes sociales convirtiéndose en viral el anuncio de la feria de empleo. En el nuevo Sambil Outlet trabajarán en torno a mil personas y se crearán 1.500 puestos de trabajo indirectos. 

Los currículum de los demandantes de empleo acabaron en cajas de cartón y los responsables del centro comercial tuvieron que ampliar el horario dispuesto en un primer momento para recogerlos. Además, las entrevistas personales previstas se convirtieron en mínimas conversaciones con los aspirantes a encontrar trabajo.

Desde hace varios meses es frenética la actividad para acabar la reforma del centenar de establecimientos comerciales que abrirán sus puertas a finales de mes. En la feria de empleo participaron la mitad de las firmas que se asentarán en el nuevo gigante de la ropa descatalogada.

Esta superficie comercial de 42.000 metros cuadrados cuenta con tres plantas, una de ellas dedicada a la restauración, y dos para estacionamiento de clientes. Cuenta con 2.400 plazas de aparcamiento.  Como atractivo para su visita contará con un túnel de viento donde se desafiará a la ley de la gravedad.

AVE FÉNIX

Sambil renace como el “Ave Fénix” del antiguo Avenida M-40, cerrado en el verano de 2010 tras presentar concurso de acreedores la anterior propietaria, la empresa portuguesa Sonae Sierra. Junto a esta empresa, la vasca  Eroski había sido una de las impulsoras del centro, sin embargo a mitad de camino se retiró del proyecto y comenzó el declive de la actividad. Los antiguos propietarios dejaron a los administradores concursales una deuda que rondaba los cuarenta millones de euros

Ahora, uno de los grupos de construcción más importantes de Venezuela se ha hecho con el control. Esta empresa posee los mejores centros de ocio del país americano y está en plena expansión internacional. Se hicieron dueños del velero sin rumbo de Avenida M-40 por 17 millones de euros.

“Ver un edificio de estas características cerrado no era bueno para la ciudad y es una buena noticia que se abran de nuevo las instalaciones”, ha declarado el alcalde de Leganés, Santiago Llorente. Además, espera que “no suponga un gran trastorno para los comercios pequeños del barrio de La Fortuna”.

El regidor agrega que “significa algo muy importante para la ciudad puesto que va a generar cientos de empleos en los diversos comercios y locales de ocio, mejorando el dinamismo económico y estamos deseando que se abra”.

REMODELACIÓN

Desde febrero de 2014 lleva el grupo inversor venezolano con las obras de rehabilitación. Al principio con paso de tortuga, a la espera de que se interesaran por el proyecto nuevas firmas, y ahora a velocidad de crucero.

Su reapertura supondrá la recuperación de la que en su día fue la segunda superficie comercial más grande de la ciudad -tras el gigante de Parquesur-, pero que acabó siendo devorada por el nacimiento de Islazul en el vecino barrio de Carabanchel.