Viernes,13 de julio de 2018

Expediente a un empleado por llevar una camiseta contra los recortes

Acudió a trabajar ataviado con una camiseta negra en la que aparecían dibujadas unas tijeras, y en la que podía leerse el lema “Servicios públicos para todos y todas”. Era algo habitual, según sus compañeros, que han instaurado en el consistorio la costumbre de vestirse de negro todos los viernes para protestar por los recortes. Sin embargo, aquel viernes el gesto de este empleado de uno de los centros de mayores de la localidad recibió la reprobación de la propia concejala de Mayores y segunda teniente de alcalde, Silvia Cruz.

Según denunciaron los sindicatos CCOO y UGT, la edil le conminó a que se quitase la camiseta y la chapa contra los recortes que llevaba. El trabajador se negó. El acto le ha costado un expediente disciplinario por una falta grave, lo que podría acarrearle una sanción que va desde los tres meses, hasta los tres años, según denuncian los representantes sindicales.

“Llevar una camiseta contra los recortes es algo absolutamente normal, sucede cada viernes en el ayuntamiento, pero aquel día se celebraba el sorteo de los viajes de mayores, y parece que la concejala no quería que nadie viese que los trabajadores protestamos contra los recortes”, explicó un portavoz de la sección sindical de CCOO en el consistorio.

El ayuntamiento echa mano de la ley para justificar el expediente. Según un portavoz municipal “está expresamente prohibido lucir cualquier tipo de anagrama, símbolo, escudo, distintivo, o mensaje de contenido político en tribunales, sorteos o concursos públicos, apertura de plicas y demás actos públicos con libre concurrencia de personal”. Por el momento, el Gobierno local le ha abierto al funcionario un expediente disciplinario por desobedecer la orden de un superior. “Es extraño, porque en una nota señalaron que el funcionario no había guardado la imparcialidad que debe mantener un funcionario público” señaló ese mismo portavoz.

Según los compañeros del trabajador expedientado, en ningún caso se vio afectado el normal funcionamiento del centro, ni el sorteo de los viajes de mayores. “Consideramos que se atenta directamente contra la libertad de expresión de una persona que en ningún momento portaba un lema que supusiese una agresión contra nadie”, explicó el secretario general de la sección sindical de UGT en el ayuntamiento de la localidad, Miguel Ángel Palacios.

Por su partes los sindicatos CCOO y UGT, manifestaron que de salir adelante el expediente abierto, que se encuentra actualmente en trámite, el trabajador podría llegar a ser sancionado con una suspensión que incluso podría llegar hasta los 3 años. “No tiene ningún sentido que un empleado público no pueda llevar una camiseta en la que muestre su apoyo a los servicios públicos en los que él mismo trabaja todos los días”, indicó un portavoz de CCOO, que indicó que esta misma semana el instructor del expediente disciplinario podría proceder a tomar declaración de las personas que presenciaron la escena con el objetivo de arrojar luz sobre los hechos. Además, se espera que la próxima semana, la funcionaria designada para llevar a cabo la instrucción del caso pueda presentar ya su propuesta de sanción.

“Nosotros estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en este caso”, señaló a Al Cabo de la Calle el responsable de UGT en el ayuntamiento de la localidad, quien señaló que existen numerosas sentencias que defienden el derecho a la libertad de expresión de los empleados.


Vídeos de YouTube relacionados

Loading...
Loading...